Celebrem el Dia Internacional de la Dona!

Celebrem el Dia Internacional de la Dona fent memòria i donant valor al femenisme, moviment clau que ha lluitat, lluita i lluitará per aconseguir un món més just, més igualitari i amb millor qualitat de vida, un món on tots i totes tinguem les mateixes oportunitats d’excercir els nostres drets i gaudir de la nostra vida!

Moltes dones han treballat intensament perquè avui nosaltres puguem votar, tenir un compte bancari, anar a la universitat, ser científiques o reconegudes polítiques….Encara hi falta però gràcies a elles hem avançat milers de km en el camí cap a la igualtat. Aquí teniu algunes dones que han marcat la nostra història:

  • Olympe de Gouges (França, 17481793): Escriptora i periodista francesa, autora de la “Declaració dels drets de la dona i de la ciutadana” (1791), el primer document històric que va reivindicar la igualtat jurídica i legal de les dones.
  • Lucrecia Mott (EU, 1793-1880) i Elisabett Cady (EUA, 1815-1902): Líders de la 1a Convenció dels Drets de les Dones a EE.UU l’any 1848 i autores de la “Declaració de Seneca Falls” en la qual reivindicaben plena ciutadania, igualtat i dret al vot.
  • Emmeline Pankurst (Regne Unit, 18581928): líder del moviment sufragista britànic que va desafiar l’ordre públic per aconseguir el dret al vot. El sufragi femení a Regne Unit es va aconseguir l’any 1928
  • Clara Zetking (Alemanya, 1857-1933):política comunista alemanya gràcies a qui celebrem el Dia de la dona des de l’any 1910, després de que ho proposés a la II Conferència Internacional de Dones Socialistes celebrada l’any 1910 a Copenague.
  • Teresa Claramunt (Catalunya, 1861-1931), treballadora tèxtil i sindicalista. Va impulsar juntament amb Ángeles López de Ayala i Amàlia Domingo la primera organització feminista espanyola, Societat Autònoma de Dones de Barcelona.
  • Clara Campoamor (Madrid,1888Lausana,1972): advocada, activista feminista i diputada del Partit Republicà Radical. El discurs que va pronunciar al Parlament l’1 d’octubre de 1931 en defensa del vot femení va donar lloc a l’aprovació del sufragi universal femení a Espanya.
  • Betty Friedan (EU, 1921-2006): escriptora i feminista nord-americana. La seva obra “La mística de la feminitat” (1941) va impulsar a les dones de la època a sortir de casa i reivindicar conjuntament l’espai públic.
  • Simone de Beuvoir (França, 1908-1986): filòsofa, professora i feminista francesa. El seu assaig “Le deuxième sexe”, publicat l’any 1941, es considera una de les obres fundacionals del feminisme.
  • Nawal al-Sa’dawi (Egipte,1931), escriptora, metgessa i activista pels drets de les dones. Dedica la seva vida a la reivindicació dels drets de les dones a Egipte, a la lluita contra la desigualtat i contra la mutilació genital masculina i femenina.

Día-Internacional-de-la-Mujer

A aquest llistat hi falten moltes dones! No dubteu a compartir amb nosaltres les dones que per vosaltres han sigut o són  claus en la nostra història!!!!!

 

 

 

 

 

La partida, un espectáculo con perspectiva de género, nominado en los Premios Max

Tuve el placer de entrevistar para la revista Faaan a Verónica Cendoya, directora de La Partida,  un espectáculo-partida de futbol que representa un diálogo entre bailarinas y artistas.  El espectáculo fue galardonado con el Premio Moritz de Fira Tàrrega 2015 al mejor estreno de artes de calle y ahora ha sido nominado a los Premios Max 2015 como mejor espectáculo revelación.

La Partida representa situaciones metafóricas que reflejan la vida real y que impactan en la (des)igualdad entre hombres y mujeres. Por ejemplo, en un momento del espectáculo una bailarina deja el campo para amamantar a su hijo/a sabiendo el riesgo de ausentarse del campo: puede que aprovechen su ausencia para ganarle la partida.

Os dejo aquí con la entrevista que le hice a Verónica Cendoya para Faaan, la revista de diseño y creatividad de Barcelona que ya lleva casi un año visibilizando el trabajo de muchos y muchas artistas y creadores, vinculados en su mayoría a la ciudad de Barcelona.

Verónica Cendoya

Faltan muchas oportunidades de exhibición, pero mejor seguir creando que quejarse.

TEXTO: SORAYA SOLER BORT

Verónica Cendoya (Barcelona, 1976) empezó a bailar a los 17 años y desde entonces su trayectoria ha sido imparable.  En el año 2002, obtuvo una beca de 9 meses de la Generalitat de Catalunya para  bailar en la “Trisha Brown Dance Company” y “Movement Research” (Nueva York), ha bailado en compañías nacionales e internacionales y en el año 2008 creó su propia Cía. Vero Cendoya. Actualmente también trabaja como bailarina y asistente de “Sol Picó” y como coreógrafa del último espectáculo teatral dirigido por la actriz Blanca Portillo. El trabajo de la Cía. Vero Cendoya se caracteriza por la colaboración con artistas de diferentes disciplinas (teatro, pintura, transformismo, música, poesía…) y por ahondar en cuestiones de diferencia de género. En sus obras, encuentra fundamental establecer diálogos con sus antagónicos y en su último espectáculo, La Partida, confronta la danza con una de las actividades más dispares, tanto a nivel físico como fenómeno sociológico, el fútbol.  Con esta performance de fútbol y danza, la compañía ha sido galardonada con el Premio Moritz de Fira Tàrrega 2015 al mejor estreno de artes de calle.

¿Cómo llegaste al mundo de la danza contemporánea?

Estuve muchos años haciendo gimnasia rítmica de competición y a los 17 años empecé a bailar. En el último año de mis estudios de danza en el Institut del Teatre me fui a Israel a trabajar con una compañía de allí, y aunque no había acabado los estudios, esa fue mi primera experiencia profesional.

¿Qué ingredientes no pueden faltar en los espectáculos de la Cía. Vero Cendoya?

El sentido del humor. Es irremediable, aunque no me lo proponga siempre sale la ironía. Supongo que está demasiado arraigada en mí.

“Cada obra de arte proviene de una necesidad interna del alma“ dijo Wassily Kandinsky ¿Crees que un artista es capaz de crear sin sentir esta necesidad interna?

Creo que eso es imposible. ¿Por qué hacerlo entonces? ¿Para ganar dinero? En ese caso es mejor hacer otra cosa, te lo aseguro. Siempre tiene que existir la necesidad de comunicar, reivindicar, expresar… es imprescindible.

¿De dónde partió la idea de crear tu último espectáculo, La partida?

Siempre  he mezclado la danza con diferentes artes, el transformismo, el hip hop, la poesía, la pintura, el cine. Supongo que necesito demostrar el valor de la danza contemporánea (la hermana pobre de las artes, como a veces se la llama) confrontándola con sus semejantes. Y después de varias colaboraciones, pensé que había llegado el momento de enfrentarla al máximo poder dentro del mundo del “espectáculo”,  el fútbol. Quería entender qué es lo que hace del fútbol un fenómeno de masas. En la danza contemporánea, la captura de nuevos públicos es una de nuestras principales luchas. La partida presenta un diálogo entre  bailarinas y futbolistas, una intensa conversación sobre la vida a través del fútbol y la danza.

¿Cuál es la finalidad del diálogo?  

Al enfrentar a mujeres bailarinas contra futbolistas masculinos, surgen inevitablemente un montón  de temas no resueltos que afectan nuestro día a día, y que parten directamente del hecho de haber nacido mujer u hombre. Mi finalidad es hacerlos visibles.

En este espectáculo has dirigido a un grupo bastante heterogéneo, 5 mujeres bailarinas y 5 hombres futbolistas que no habían pisado antes una pista de baile. ¿Qué te ha aportado esta experiencia?

Ha sido muy duro pero divertido. Las bailarinas se han visto rodeadas de unos niveles de testosterona que en la  danza son raramente visibles, la verdad. El machismo del mundo del fútbol es  grande. Ellos se han encontrado con 5 mujeres que les han dado una caña enorme, y han aguantado de manera increíble. Las edades van desde los 19 hasta  los 40 años y  tenemos 6 nacionalidades diferentes, así que ha sido de todo menos aburrido. Sigo intentando reivindicar la  situación de la mujer en materia profesional. Podemos trabajar mucho y muy bien, pero en los puestos de poder siguen estando solo hombres. Esto tiene que cambiar. ¿Somos buenas currando pero no dirigiendo? Solamente hay que ver las programaciones de cualquier teatro, ¿qué porcentaje  de obras dirigidas por hombres/ mujeres hay? En Arco, hace dos años, el porcentaje de artistas mujeres participantes era del 4,8 %. Y ¿cuántos teatros de Barcelona están dirigidos por mujeres?

Para seguir desarrollando el espectáculo habéis lanzado un proyecto en Verkami con el objetivo de recaudar 3000 euros. ¿Cuál es la situación actual de la danza en España?

A nivel creativo creo que es bastante buena, pero faltan muchas oportunidades de exhibición. ¿Para qué trabajamos preparando espectáculos fantásticos si luego los ayuntamientos y los teatros no pueden contratarlos? Eso nos ayudaría también a no depender tanto de las subvenciones. Pero mejor seguir creando que quejarse.

Eres faaan de?

Mina, Pepeeing Tom,  Inbal Pinto, Blanca Portillo y Alain Platel.

verocendoya.wix.com/lapartida

 

 

Titulares que manipulan

De todos es sabido que los medios de comunicación nos manipulan pero no siempre nos damos cuenta. Os adjunto a continuación algunos de los titulares que últimamente me han llamado la atención:

La besucona de noventa años ya tiene teatro en casa – El País

ccaa.elpais.com › España › Madrid

9 nov. 2015 – Con 90 años recién cumplidos, el común de los mortales bastante tiene con seguir espabilándose cada mañana. María Asunción Balaguer …

“Besucona” esconde la razón de la noticia. El centro cultural de Alpedrete llevará el nombre de Asunción Balaguer y no será por el hecho de que le guste saludar y besar a los vecinos de Alpedrete. En el interior del texto, el periodista explica que “El alcalde, Carlos García-Gelabert (Alpedrete Puede), descorrió una placa en la que se ensalza a su vecina como “actriz pionera y mujer ejemplar”.

Manuela Carmena, la abuela que no se quiere jubilar

http://www.elcorreogallego.es/…/manuela-carmena-ab…

13 juny 2015 – Manuela Carmena es jurista, tiene 71 años y asegura que no quiere jubilarse nunca de trabajar por una sociedad más justa: ahora tiene …

Manuela Carmena es una jurista con una larga trayectoria pero tenemos que definirla como abuela porque para ser alcaldesa es más importante ser abuela que tus capacidades como política.  Si no eres abuela, ni te presentes a alcaldesa.

La terrorista que se inmoló en Saint Denis no leía el Corán, bebía alcohol y fumaba

Supongo que los terroristas también lo hacen pero no se dice ¿Porque? ¿Se presupone que beber y fumar es cosa de chicos? Me parece igual de destacable para hombres y mujeres terroristas que dicen matar por su religión a la vez que se pasan por el forro por sus normas.

El fallecimiento de un matrimonio en Sanlúcar la Mayor apunta a un caso de violencia de género

Hay que llamar a las cosas por su nombre, el hombre mata a su mujer y después se suicida. No es un caso aislado, normalmente la prensa esconde la palabra “asesinato” cuando se trata de casos de violencia de género.

Yo me pregunto: ¿Qué lleva a los periodistas a elegir un titular u otro? ¿Lo eligen en función de la línea editorial del medio en qué trabajan o es que ellos también están contaminados por los valores dominantes de la sociedad? ¿Qué creéis, manipulación consciente o inconsciente?

De sindicalistas a nazis, insultando para dominar

El sábado se celebró en Madrid la 1ª marcha estatal contra la violencia machista en la que se estima que participaron 300.000 personas, no demasiadas teniendo en cuenta que en España  matan una mujer a la semana.
Este número de asesinatos parece que para algunos tampoco es una razón de peso y se atreven a decir que las mujeres que se manifestaron son unas feminazis, unas feministas radicales que  se definen por oposición al machismo. Es el caso del periodista de ABC Rafael Cerro  Marinero que incluso se atreve a decir que las feministas radicales pegaron a otras mujeres porque éstas preferían el término  “violencia de género”, que engloba a hombres y a mujeres, al de violencia machista. Debió de suspender en Matemáticas, los números no mienten, 89 asesinadas según Feminicidio.net. Sr. Rafael, ¿cuántos hombres asesinados a manos de sus parejas?. También habla de dominación masculina el número  de contratos parciales, los números de nuestros sueldos, el porcentaje de mujeres en  la política o en los altos cargos empresariales. Quiénes también debieron suspender en matemáticas fueron Ciutadans cuando no aprobaron una moción presentada por Compromís en el Ayuntamiento de Valencia en contra de la “violencia patriarcal” porque  la palabra patriarcal representa un ataque a los hombres. El martes también aparecieron pintadas en los juzgados de Violencia de Mujer que gritaban Stop Feminazi.

Digo todo esto con la boca pequeña puesto que el sábado tuve la oportunidad de unirme a esta reivindicación y no lo hice, ni siquiera me lo planteé. Madrid queda demasiado lejos de Barcelona para ir a manifestarse aunque la causa sea la desigualdad de género que hace que en España maten a una mujer a la semana, que  las europeas tengamos que trabajar 58 días más para ganar lo mismo que los hombres y que en consecuencia las mujeres se vean obligadas a reducir su jornada laboral. Y si un día cualquiera hojeas la portada del periódico, ves claramente que las mujeres no estamos presentes en las fotos. Esto es solo un breve resumen de todas las desigualdades que sufrimos las mujeres. Y encima de todas estas desigualdades, tenemos que soportar que se nos llame nazi por reivindicar nuestros derechos.  Con estos insultos, quieren callarnos pero mejor ¡QUE SE CALLEN ELLOS!

shut up

Superman y Superwoman

Superman tiene poderes, puede estar en muchos sitios a la vez, en las universidades, investigando, presidiendo empresas del IBEX, dirigiendo un país… Siempre que haces una foto ¡allí está! Pero Superman también tiene tiempo libre, para jugar al paddle, para tomar una cerveza, para estudiar o para tumbarse en el sofá.

Superwoman también tiene poderes, puede estar en muchos sitios a la vez, en las guarderías, dando clases a niños de educación primaria, en los hospitales, en las residencias de ancianos y limpiando casas y oficinas, aunque en estos sitios no se hacen tantas fotos. Una vez acaba su jornada laboral puede ir a hablar con los maestros de sus hijos, comprar el regalo de navidad de los maestros, formar parte del AMPA y llamar a la mujer de la limpieza y a la canguro de su hija para poder planificarse la semana. Hoy en día puede llegar a ocupar cargos que antes estaban reservados para Superman e incluso cobrar el mismo sueldo, aunque esto solo pasa en escasos casos.

Recientemente nos hemos alarmado por el vídeo que ha publicado Elle UK en el que se refleja las pocas mujeres que ocupan posiciones políticas pero a mí me parece igual de alarmante que los hombres no estén presentes en ámbitos familiares y en ámbitos profesionales vinculados al cuidado, a la educación y al campo social, en definitiva campos relacionados con las emociones y los sentimientos.

En busca del profesor perdido

hospimarinabaixagcuidado ancianos

Me parece alarmante porque mientras Superman esté estancado, Superwoman seguirá estando a medias en todos los sitios, en casa, en el trabajo, en el AMPA, en la cocina…. y acabará estresada perdida. De hecho, según un estudio elaborado por Nielsen las mujeres españolas son las más estresadas de la UE.

Habrá que animar a Superman a salir de su zona de confort y a explorar nuevas áreas hasta el momento desconocidas para él. Superwoman ya lo ha hecho y de momento no tiene intención de parar!

Mi novio es muy sensible, parece una chica

@TomasAgnemo, Secretario General de Hombres Suecos para la Igualdad de Género, afirmó en el Ted Women Barcelona celebrado el pasado mes de junio que era necesario crear espacios de encuentros de hombres dónde pudieran hablar de sus preocupaciones.

En general los hombres no suelen hablar de temas íntimos, de sus emociones, de sus “debilidades”… Mi amigo Marc con el que suelo hablar bastante de temas de género siempre me lo comenta, entre amigos no se habla de estas cosas, puede que individualmente sea un tema que les interese pero en grupo no lo hablan jamás. Implica mostrar un lado suyo no asociado a la masculinidad y por tanto no permitido en esta sociedad patriarcal.

Creo que para muchos hombres no es un camino fácil. Han aprendido que ellos deben ser los padres de familia, los fuertes, los que ganan dinero. Marc me explicó que cuando eran adolescentes y empezaron a echarse novia, algunos de los amigos dejaron de jugar a fútbol porque sus novias se lo prohibían, querían que estuvieran más tiempo con ellas. ¿Qué es lo primero que os viene a la cabeza? Supongo que lo mismo que ellos tuvieron que escuchar de boca de otros amigos: que son unos calzonazos. ¿Y si hubiera sido al revés, si los chicos hubieran prohibido a sus novias quedar con sus amigas? ¿Qué pensaríais? Supongo que pensaríais que estas chicas son unas víctimas y que sus novios son unos machistas controladores. ¿Me equivoco?

“Mi novio es muy sensible, parece una chica”, “este chico parece que tiene la regla” y “parece una mujer, se arregla más que yo” son algunas de las definiciones que he escuchado sobre los hombres sensibles de parte de sus parejas o amantes. Algunas mujeres también tenemos la culpa de perpetuar la idea de que la sensibilidad es cosa de chicas.

hombre

Todo esto os lo cuento porque me parece muy interesante además de necesario saber cómo viven los hombres este camino hacia la igualdad, cómo reciben las críticas y a su vez, cuáles son sus preocupaciones. Buscando el otro día por Internet asociaciones de hombres encontré Ahige, una asociación de hombres por la igualdad de género fundada en Málaga en el año 1970. Publican artículos, una revista digital, hacen talleres y formaciones y ayer 21 de octubre se concentraron en diferentes ciudades para mostrar que también están en desacuerdo con la violencia machista.

En esta línea cada vez hay más organizaciones que imparten talleres sobre las nuevas masculinidades, como la Asociación Cúrcuma de Barcelona.
Michael Kimmel, un investigador de Nueva York, ha creado un máster que estudia la evolución del rol masculino, del hombre duro a la inteligencia emocional. Según explica un artículo publicado en El País, Kimmel ha explicado que “es una iniciativa que quiere ampliar el trabajo realizado por las investigaciones sobre mujeres realizadas en las últimas décadas. Se trata de poner en marcha un proyecto más amplio sobre la igualdad. No podemos dar pleno poder a las mujeres sin involucrar a los hombres”.

Personalmente pienso que no se puede conseguir la igualdad sin que nos entendamos ambos sexos y para ello, es necesario escuchar a las dos partes. Me encantaría poder mostrar estos puntos de vista masculinos en Faldapantalón pero de momento no lo estoy consiguiendo. Si tú eres hombre y te apetece compartir tu perspectiva masculina o quieres sugerirme hablar de algún tema en concreto, no dudes en contactar conmigo en sorayasoler@faldapantalon.com. ¡¡¡¡¡Espero que mi correo se inunde a mensajes!!!!!!

Espera sentada que esto va para largo

Este post está basado en una conversación real que tuve recientemente con una amiga.
En cualquier momento y en cualquier lugar, mujeres que buscan desarrollarse profesionalmente pueden estar teniendo esta conversación.

índice

A: ¿Qué opinas de la conciliación laboral?
B: Ni idea, no tengo de eso.
A: ¿Por qué?
B: Soy mujer
A: Pero eso no es ningún problema
B: Tengo un hijo
A: ¿Y?
B: A ver, tengo reducción de jornada y trabajo 6 horas menos a la semana. Cobro menos también, pero si tuviéramos que contratar a alguien para cuidar a nuestro hijo, no nos saldrían las cuentas.
A: ¿Y si buscas un trabajo que te pague más?
B: En eso estoy, pero es difícil. Estoy buscando un trabajo que me permita progresar, en el que cobre más y se me respete mi vida personal. El otro día hice una entrevista que tenía muy buena pinta.
A: ¿Te han llamado?
B: Pues no, tenía buena pinta hasta que el tío que me estaba haciendo la entrevista me preguntó si tenía hijos ya que el trabajo requería viajar.
B: ¿Y qué le dijiste?
A: Que sí, que tenía un hijo pero no tenía ningún inconveniente en viajar aunque creo que él se decepcionó un poco. Me sentí fatal porque empecé a justificar la existencia de mi hijo.
B: Me sentaría fatal que me preguntaran por mi vida privada. Si voy a una entrevista de trabajo es porque me interesa ese puesto y puedo hacerlo, ¿no?
A: Sí, es como si te estuvieran catalogando sólo por el hecho de ser madre. O como si te obligaran a elegir entre familia y un buen trabajo y un buen sueldo.
B: ¿Les mentiste o es cierto? ¿Puedes viajar teniendo un hijo?
A: Pues claro, para eso tiene un padre. Entre los dos lo hacemos todo. Es responsabilidad de los dos pero parece ser que los empresarios aún no se han enterado.
B: ¿Y qué vas a hacer?
A: Bueno, pues tendré que seguir esperando a encontrar una nueva oportunidad laboral. A ver si de una vez,  esta sociedad nos da las mismas oportunidades a todos.
B: ¿Conoces a algún hombre que se haya encontrado en esta situación alguna vez?
A: No, a nadie. ¿Tú?
B: Tampoco
A: ¿Vosotros?

Es muy fácil: NO significa NO

En las últimas semanas me he dado cuenta que, en determinadas ocasiones, a las mujeres se nos enciende un “chip de alerta” que hace que tomemos precauciones cuando pensamos que podemos ser atacadas. Y, mientras tomamos precauciones, empezamos a pensar que somos unas exageradas.

Estas semanas he escuchado historias de mis amigas relacionadas con este estado de alerta. A estas historias se suma una experiencia personal. El sábado por la noche salimos a cenar tres amigas y a las 2 de la mañana nos encontramos con un tío que iba en bici. Este tío, que iba en bici y no tenía por qué ir a nuestro paso, nos siguió durante un rato y nos esperó en 4 esquinas diferentes. Sí, éramos tres contra uno y, tal vez, el chico sólo quería entablar conversación pero nos sentimos perseguidas, no nos quitaba el ojo de encima y solo lo perdimos de vista cuando entramos en el metro para despistarlo. Estuvimos un rato esperando dentro de la estación y al salir ya no estaba.

He pensado que la mejor manera para dejar de sentirnos unas histéricas es que compartamos nuestras vivencias y sensaciones, así que he pedido a mis amigas su colaboración en este post. Aquí os dejo con sus historias:

 Cuando regreso a casa por la noche siempre experimento esa sensación
de miedo, de que alguien puede estar ocultándose en cualquier sitio. La
entrada de mi edificio está diseñada de tal forma que hace posible que
alguien pueda ocultarse detrás de una pared o en las escaleras. Ya me
ocurrió en una ocasión que, al entrar  en mi edificio con mi hermana, un hombre
desconocido estuviese escondido allí. En aquella ocasión, qué coincidencia, mi padre salió del ascensor en ese preciso momento para tirar la basura. El
desconocido no era una persona violenta (tal vez fue a mi edificio tan sólo
para pasar la noche, a modo de refugio) y no puso ningún impedimento
cuando mi padre le dijo que saliera de allí pero, aún así, especialmente
desde entonces, la posibilidad de que alguien se oculte en el portal se hizo
especialmente factible para mí.

Es una sensación especialmente desagradable porque ya no atañe al espacio
público sino al privado, en el cual, supuestamente, una persona  debería poder
sentirse segura y, sin embargo, esto no es así en mi caso hasta que cierro definitivamente la puerta de mi casa.

Desde hace muchos años, cuando regreso a casa por la noche, siempre le digo
a mis amigas que se esperen hasta que enciendo la entrada del portal y llamo
el ascensor; en el caso de ir sola, me gusta coger el móvil (sé que no me ayudaría
en caso de tener un problema real pero a mí me da seguridad); también suelo
llamar el ascensor y volverme a la entrada del portal hasta que el ascensor se
abra; así, en caso de que vea algo raro, siempre tengo la salida más cerca.
A.Pla

Yo soy experta en sustos, sobretodo, cuando era adolescente. Más de una vez me sentí perseguida por la calle y no me equivoqué. A los 13 años fui atacada por un tipo a unos 15 metros de mi casa. Yo iba a la escuela y él salía de un parking que hay justo al lado de casa. La peculiaridad de este parking es que tiene la rampa escondida por un muro (en la que los pequeños se esconden para jugar y los no tan pequeños… para otras cosas). Eran las 07.30 de la mañana y pasé, como cada día, por delante del parking. Esta vez, no tuve suerte, un tipo me agarró por detrás y me tiró al suelo. Me arrastró hacia la rampa del parking y consiguió bajarme las medias y la ropa interior. Tenía la boca tapada y estaba muerta de miedo. No podía moverme porque el tipo me agarraba fuerte. En un momento de “pelea”, conseguí pegar un grito y un señor que pasaba justo en ese momento, vio la situación y empezó a increpar al tipo. Éste se asustó y se deshizo de mí pegándome un empujón. Quedé, tirada en el suelo como una muñeca rota y temblando. Es una sensación muy extraña.

Lo más triste es que ésta situación similar se repitió a los 15 años (en una portería) y a los 17, cuando iba al instituto, en la calle Escorial.

Si realmente esta historia puede ayudar a que otras adolescentes y/o adultas puedan evitar ser atacadas, por favor, no dejes de publicarlo. No somos unas exageradas ni unas paranoicas. Sólo somos personas que seguramente, por una educación errónea y totalmente equivocada y muchas veces promovida por las propias mujeres, creemos que debemos aguantar este tipo de ultrajes y abusos.
Sara

No sé si podría llamarle el sexto sentido de las mujeres, pero existe y es real. Es el instinto con el que no naces pero si te vas haciendo. Es al de la supervivencia física, al miedo y terror a ser acosada sexualmente, tanto verbal como físicamente. Poco a poco te haces a ello, evitas según qué calles o cruzas directamente para tomar otra dirección. Evitas miradas o según que gestos o vestimenta, ya que piensas que no compensa. Pero te das cuenta de que demasiadas veces no está en ti está en ellos. Si he de escoger algo que no me guste de ser mujer es esto, el instinto que debes desarrollar para no tener un mal susto. Muchas veces depende del día y de cómo te coja contestas con frases más o menos simpáticas. Recuerdo un día que estaban haciendo obras justo al lado de mi casa, era un chico más o menos de mi edad y en medio de mi calle (la calle en donde vivo y la casa en donde debo entrar cada día) me dijo “qué guapa eres” y me giré y le contesté “guapa sí, pero sorda no” y entré en casa. Al volver a salir de casa al cabo de un rato el chico el chico se disculpó y yo pensé, es que si tengo que aguantar este tipo de comentarios hasta que acaben las obras estaré incómoda cada día y no pienso consentirlo. Otras veces el miedo me ha superado y he cambiado la ruta que estaba haciendo caminando, he cambiado de vagón en el tren o directamente bajado del metro. No me gusta que me hagan sentir así, como mujeres tenemos derecho a exigir no ser tratadas así, pero el tema de la potencia física de ellos siempre nos juega en contra, deberemos seguir tirando de instinto. 
Steph

Estaba en el metro, en las escaleras mecánicas y un hombre se me puso al lado.Me dijo que era muy bonita y le contesté que gracias. A partir de aquí, parece que no ignorarlo fue un error. Para él un simple “gracias” resultó ser una especie de barra libre. El hombre quería invitarme a café, y educadamente decliné su propuesta. Pero el insistió y saliendo de las escaleras mecánicas empezó a perseguirme. Me giré y le respondí que había sido amable con él, pero que no tenía absolutamente ningún interés en tomar un café. Seguí andando, rápido y el hombre empezó a perseguirme otra vez. Al final tuve que escaparme de él cruzando una calle llena de coches. Me tocó correr a fondo y cruzar por delante de un coche para que él no pudiera perseguirme y me metí rápido en el portal.

A veces sorprende que tengan la idea de que cuanto más insistas, más probabilidades de éxito.
Aina

 Fue en mi viaje a Méjico, viajas con todas las recomendaciones del mundo, no hagas autostop, no saques dinero del cajero a ciertas horas, no subas a taxis autorizados (que no pagan impuestos)…Pero una noche se los fue la hora y en una pequeña localidad del Caribe mejicano no encontramos ningún taxi autorizado y teníamos dos opciones caminar en plena noche hasta el hotel a través de manglares o coger un taxi no autorizado.
Cogimos un taxi no autorizado, subimos mi amiga y yo, le dimos indicaciones para llegar al hotel, y en medio camino recogió una chica, nos preguntó si nos importaba, contestamos que no, parecía que se conocían y empezaron a hablar en su lengua (dialecto indígena de la zona). Era una situación rara, pero como era otra chica….El problema fue que pasaba el rato y no reconocíamos el trayecto hacia el hotel que tantas otras ocasiones habíamos hecho y entonces sí que nos asustamos, tanto que estuvimos, y no exagero, a punto de saltar del coche en marcha. Empezamos a hablar en catalán para planear en que momento hacerlo…pero afortunadamente antes de hacer esta locura vimos un indicador del hotel. El pobre hombre simplemente tomo un atajo. De ahí que no conociéramos el camino de vuelta.
Susanna

Volvía de un viaje a Italia para visitar a mi familia y para aprovechar al máximo el tiempo disponible he organizado la vuelta a Barcelona con el último vuelo disponible del día. Como suele pasar en estos casos el avión tenía un retraso de unos 40 minutos por lo que llegué al aeropuerto a las 12:50h, justo unos minutos antes de que saliera el último airbus. “Bien-pensaba- me he ahorrado los 35 € de taxi….” pero luego empecé a pensar en mi trayecto de Plaza Cataluña a mi casa, cerca del Mercado de Santa Catalina. Se trata de unos 10 minutos andando, el problema es que a las 2 de la mañana cargada con una maleta y una mochila este paseo nocturno no es posible, desde que, en mí ya inseguro barrio, se han “trasladado” (digámoslo así) un grupo de chicos árabes de unos 14 años que parecen salidos de la peli “Ciudad de Dios” y que se pasan el día merodeando por los alrededores del mercado aspirando cola. Sí, tal y como lo digo: con la bolsa de cola en la cara y con el cerebro del tamaño y misma utilidad de una uva pasa.

 Gracias a mis nuevos vecinos tuve que organizarme y pagar un taxi para recorrer un trayecto de 10 minutos caminando. ¿Por qué soy una chica? no lo sé, creo que un chico también está en riesgo de que le roben arrastrando una maleta a esas horas y en ese barrio, claro está que las chicas siempre tenemos las de perder, o en este caso nos arriesgamos a perder más cosas que un chico. Todo esto sumado a cómo me miró el taxista cuando le dije que me tenía que llevar a una dirección que está 3 minutos en coche des de Pl. Cataluña: “otra histérica” habrá pensado…
Giulia.

Aquí va también la versión de mi amiga Marta, muy diferente al resto.

Jamás he tenido este tipo de miedo. He viajado sola a países árabes y he estado sola en la calle por la noche y jamás he tenido malas vibraciones.

Como veis, la  mayoría de veces no ocurre nada, pero cuando pasa lo que le pasó a Sara, te marca para toda la vida. Mientras algunos hombres sigan utilizando su fuerza física para abusar de nuestro cuerpo o simplemente para invadir nuestro espacio, seguiremos sintiendo miedo.

¿Exageramos cuando sentimos miedo? Juzgad vosotros mismos
“En 2013, según la última memoria del Ministerio del Interior, se contaron 1.298 en España, 18 más que el año anterior. Esta cifra atañe únicamente a “agresiones con penetración”, es decir, que no incluye un sinfín de abusos sexuales en los que la mujer no llega a ser penetrada. El número de denuncias es mucho mayor: 2.859 correspondientes a menores, y 10.621 presentadas por adultas, según la “Asociación de Asistencia a Mujeres Violadas.”

Información publicada en la revista Yo Dona

¡Con la Iglesia hemos topado!

¡Es inevitable que una mujer que convive con una vocación que no puede cumplir se frustre!
Colette Joyce, Catholic pastoral assistant

Madre mía, Reig Plà sigue atacando a todo aquel que no promulga con sus valores. Que si los homosexuales son pederastas, que si los homosexuales no deberían de poder ser profesores, que si El tren de la libertad (contrario a la Ley del Aborto que propuso Gallardón) es comparable al de los trenes de Auschwit…y ahora le toca el turno al feminismo. Este señor se atreve a decir que “El feminismo no es más que un paso en el proceso de deconstrucción de la persona”. En lugar de feminismo, yo diría que “Compartir los valores de Reig Plà no es más que un paso en el proceso de deconstrucción de la persona”.

Y si no teníamos bastante con este señor, el papa Francisco también se ha atrevido a afirmar que “el feminismo corre el riesgo de convertirse en machismo de falda”. Otro que no se ha enterado de que el feminismo busca la igualdad de derechos entre hombres y mujeres, y que hay hombres y mujeres feministas que también llevan pantalones. Este comentario me parece tan despreciable que le voy a eliminar de mi lista de personas “campechanas”,  me ha tenido engañada todo este tiempo, pensaba que era un tío majete.

Todo esto viene por el debate de si las mujeres pueden ser sacerdotes o no. El papa Francisco reclama una teología de la mujer y sin embargo, no aceptaría que las mujeres fueran sacerdotes.

La Iglesia anglicana permite que las mujeres sean sacerdotes desde hace 20 años y el año pasado, se nombró a la primera mujer obispo y en cambio, la Iglesia católica deja limitado el papel de la mujer “al espacio privado”. El papa dice que este tema lo dejó zanjado Juan Pablo II, una excusa muy barata para quitarse la responsabilidad de encima y, a su vez, otra idea arcaica e inhumana que no hace más que poner obstáculos al desarrollo “profesional” de la mujer. Un hombre con vocación de sacerdote podrá convertirse en sacerdote, sin embargo, una mujer tendrá que lidiar con los obstáculos y buscar alternativas: o cambiarse de Iglesia o ir a rezar a misa como cualquier otro creyente. He encontrado este artículo de Colette Joyce, Catholic pastoral assistant que me ha parecido muy interesante. Os recomiendo echarle un vistazo.

Una última frase para terminar, dirigida a los miembros “limitadillos” de la Iglesia: ¡Sacad vuestros rosarios de nuestras vidas y meteros en vuestros asuntos!

avoc_4l

Elige: o falda o pantalón

Ayer vi el documental “David Reimer y la ideología de género”, un documental muy triste, muy duro y que te deja con muy mal sabor de boca. Hay personas que por ambición personal son capaces de todo, incluso de destruir la vida de una familia. Eso es lo que hizo el Dr. John Money* y su ambición por demostrar al mundo que su teoría de la ideología de género era cierta.

Según esté sexólogo, no nacemos con identidad masculina o femenina, sino que la identidad la adquirimos con los años y según la educación que recibimos. No importa si naces con pene o vagina, lo que importa es si te visten con falda o te visten con pantalón. Para demostrar su teoría, decidió investigar con los gemelos Bruce y Brian. Por una negligencia médica, Bruce se quedó sin pene y los padres, asesorados por el psicólogo John Money, decidieron someter a Bruce a una castración quirúrgica, le quitaron los testículos y le modelaron una vagina. A los dos años de edad, Bruce pasó a llamarse Brenda pero el experimento nunca funcionó, y con los años acabó con el suicido de los dos gemelos.

Es absurdo pensar que si haces cosas de niños, sentirás que eres un niño  y si haces cosas de niñas, sentiras que eres una niña. Aceptar esta teoría sería aceptar que las pioneras científicas o conductoras o políticas o futbolistas o las primeras mujeres que se pusieron pantalones, se sentían hombres. Sería aceptar que los hombres que se ocupan de la casa, de cocinar o de cuidar a los niños (tareas que sólo las mujeres hacían) se sienten mujeres.

Pienso que es un error educar a los hijos teniendo presente que son niños o niñas, ya que lo único que conseguimos con esto es perpetuar los roles masculinos/femeninos. Es mejor educarles para que sean capaces de hacer cualquier cosa, independientemente del sexo que tengan. También me parece absurdo la nueva tendencia de educar a los hijos desde la perspectiva de género neutro,  teniendo en cuenta que hay padres que se obsesionan en esconder el género de sus hijos para que no les afecten los estereotipos. No puedes escapar del mundo pero si puedes darle a tus hijos la educación y las herramientas adecuadas para que sean capaces de reconocer los roles sociales impuestos y de decidir si aceptarlos o no.

Está claro que es muy difícil no adquirir roles. Muy a mi pesar, tengo que reconocer que la semana pasada estábamos de reformas en casa y llegó un momento en que tuve que escoger entre dos tareas: o hacer la comida o agujerear el suelo para poner una tubería. De repente, me vi en la cocina y pensé:  Estoy perpetuando un rol adquirido y soy consciente de que estoy actuando según se espera que actúe la mujer.

¿Os ha pasado esto alguna vez? Os animo a compartir en el blog vuestras experiencias, que seguro que nos ayudan a ser más conscientes de los roles que tomamos como hombres/mujeres.

* Money fue el primer miembro honorario de la Asociación Española de Sociedades de Sexología (AEES) y se ha propuesto que el premio de investigación de la Federación Española de Sociedades de Sexología (FESS) lleve su nombre.